Cómo hacer una infografía

Cómo hacer una infografía en 5 sencillos pasos

¿Debería hacer una infografía para mostrar los productos, servicios o bondades de mi marca? ¿Hay programas que me permitan hacerlo sin morir en el intento? ¿Cuáles son los pasos para hacer una infografía que llame la atención de mi clientes? He aquí las tres preguntas que se hace todo empresario cuando se plantea dar un paso más allá en la promoción de su contenido de marca. 

Índice

Y es que sí, amigos y amigas de nuestra agencia de marketing de contenidos: los vídeos y las infografías siguen llevándose todos los aplausos en esto del marketing digital. 

Diferenciarnos del resto, mostrar nuestro contenido de forma original y, gracias a ello, conseguir esa intención (de compra o consumo) que buscamos en nuestro cliente son acciones que -a priori- parecen sencillas pero que -en la práctica- pueden llegar a ser un auténtico clavo dentro de un zapato. Hay tanta competencia, tanta oferta, tanta demanda y tal cantidad de información que o nos distinguimos por algo o caeremos en el saco del “uno de tantos”.

Esta afirmación, que es base de todo negocio, ha llevado a las marcas a querer ofrecer algo más a su cliente real y potencial. Ya no vale solo con mostrar un producto con su precio (actual o rebajado) o hacer un anuncio para televisión “vendiendo la moto”. Aconsejar a nuestro cliente, ofrecer trucos relacionados con nuestro producto o servicio o mostrar datos estadísticos de tu sector de forma visual hará que tu comprador te mire con ojillos de gato feliz. ¿Cómo conseguirlo? Con una infografía bien diseñada con buena info y muy currada. Así de fácil y complicado es el asunto. 

De la edad media de las infografías a la gran revolución del orden y el color

Aunque parecen un recurso didáctico reciente, si echamos la vista atrás, la gran mayoría recordará que estas infografías ya estaban presentes en nuestros libros de historia, ciencias naturales o inglés. Y es que las editoriales, conscientes del poder de lo visual, empezaron a vender a los colegios libros con una fuerte carga infográfica ahí donde el temario se hacía más aburrido, más cuesta arriba.

¿Por qué redactar 25 párrafos para explicar cómo era el interior de una pirámide, de forma infumable, si podías crear un formato con muchas más imágenes y menos textos en los que captar las ideas principales en menos de 1 minuto? El resultado fue tan brillante que lo hicieron suyo la mayoría de las editoriales dedicadas al sector de la educación así como centros escolares. Eso sí, poco más se hizo. 

infografía

Con la revolución digital y con la fiebre del marketing online, las agencias fuimos pioneras en mostrar los contenidos «tostones» de forma visual, divertida y cercana. Esto nos hizo volver a esa Edad Media del género para rescatar las infografías del pasado, pasarles el rodillo de la chapa y la pintura, y para luego presentarlas al gran público con información de interés. 

¿Por qué funcionan tan bien las infografías?

Es cierto que el éxito de las infografías reside en una máxima tan antigua como respirar: retenemos mejor la imagen que el texto. Así, sin mas. Sin embargo, su uso se recomienda por otros tantos factores entre los que destacarían los siguientes: 

  1. Los colores, los iconos y el juego en los tamaños de las letras nos ayudan a entender de forma directa información estadística. Esa a la que -de otro modo- no prestaríamos atención. 
  2. Humanizan el contenido que mostramos: el esfuerzo que hacemos al crear una infografía es captado al minuto por el usuario que se interesa por lo que mostramos. El ratio de clics a nuestra web así como las visitas a nuestro perfil de Twitter o de Facebook aumentan directamente con la creación de este tipo de contenido. 
  3. Son perfectas para potenciar el SEO de nuestra web: la infografías están dentro de los tipos de contenido para SEO más recomendados por los expertos. Nos invitan a conocer la marca, nos hacen visitar su web y nos dan más fiabilidad a la hora de comprar. 
  4. Refuerzan el recuerdo de marca: el uso de un lenguaje, un color y una iconografía propia en nuestra infografía nos ayudará a aumentar el recuerdo de marca. Es decir, entre nosotros y otra marca nueva que nuestro cliente apenas conozca, la balanza tenderá a inclinarse hacia nuestro lado. 

Pasos para hacer una infografía para tu empresa 

Aunque parecen simples mezclas de iconos y colores con información relevante, el trabajo que hay detrás de una infografía es ingente. Es fundamental contar con un título, una síntesis y con elementos gráficos que den vida a ese trabajo que vas a hacer. Así que, para que no te arranques los pelos uno a uno ni lances el ordenador por la ventana a la primera de cambio, en Zinkfo te damos 5 claves infalibles para que te inicies en tu primer diseño infográfico con nota y con éxito. 

Clave 1 – Elige el tema y/o título de tu infografía y define el objetivo y el target

De la misma forma que una empresa no tiene sentido si no tiene claro «qué vende» o «a quién», una infografía estará coja y vacía si no la englobamos con un título general. Este pequeño gran paso para el hombre y gran paso para la humanidad es vital para que no te vuelvas [email protected] haciendo y deshaciendo, dando palos de ciego y sin sentido.

Una vez que tengas el título deberás preguntarte ¿a quién va dirigida y qué quiero conseguir con ella?. Pasar esto por alto será sinónimo de estrellarse guapamente contra un muro.

Te ponemos un ejemplo: tienes una gestoría y te interesa ofrecer tus servicios a todas aquellas personas que están sufriendo ERTEs y despidos. Decides vender tu servicio por la vía de “ofrecer contenido útil a tu cliente de forma visual” explicándole con una infografía  todo lo que un gestor puede hacer por él o ella. ¿Colocarías globos, corazones, unicornios y arco iris a esta infografía? No, ¿verdad? Pues listo. Usemos el sentido común también en lo gráfico.

Clave 2 – Haz un buen resumen de la información en tu infografía

El principal error que se suele cometer a la hora de hacer una infografía es lanzarse a diseñar sin tener las ideas bien elegidas, bien definidas y por escrito. Únicamente con un guión organizado podrás desarrollar una parte visual consistente. La infografía no es más que un resumen gráfico y un resumen sin un texto base no es viable. 

Para no acabar hablando [email protected] con la pared, organiza tus ideas siguiendo los principios de la pirámide invertida -donde lo relevante es lo primero que mencionamos- y dales forma con un título general, varios subtítulos y párrafos de información. Un recurso fantástico y que funciona a las mil maravillas en las infografías es el de las preguntas y respuestas. Ponte en el lugar de tu cliente y piensa qué crees que necesitas saber de tu sector. Dar respuesta a sus incógnitas te hará subir puestos frente a tu competencia.

Clave 3 – Elige el formato y los elementos gráficos de tu infografía

Elige el formato, los colores que vas a usar así como la iconografía. El poder de la infografía parte es su capacidad para ofrecer mucha información en un formato corto y sencillo. ¿Cómo se consigue? Dándole a la parte visual la entidad que realmente se merece. Aunque dicho así suena sencillísimo, el asunto tiene su miga cuando surgen los siguientes interrogantes: 

  • ¿Una infografía vertical u horizontal? Si se trata de una infografía corta, lo ideal es que sea vertical porque de esa forma favoreces el movimiento de lectura natural de “arriba a abajo” de tus ojos. Ahora bien, si tu infografía es un completo análisis de un asunto amplio con varios títulos y contenidos diversos, lo ideal es que te decantes por una versión horizontal para evitar convertir tu diseño en un auténtico papiro egipcio sin fin.
  • ¿Qué colores debería usar? Siempre que puedas, usa tus colores corporativos así como sus variantes. En este punto, tu manual de identidad gráfica será tu biblia.
  • ¿Qué tipografía debería emplear? Intenta emplear tu tipografía corporativa para el título general. Si vas a introducir subtítulos, intenta que sus tipografías sean derivadas pero no iguales. Un buen truco es usar cajas de color y colocar los títulos dentro, de esa forma podrías usar las mismas tipografías sin que se note. 
  • ¿Hay colores que no debería usar por nada del mundo en mi infografía? Aunque no hay ningún manual que te diga que no puedes usar tal o cual color, es recomendable evitar los tonos estridentes como el fucsia, el rojo o el amarillo chillón. Leer una infografía con estos colores es regalarle a tu clientes 2 o 3 bonitas dioptrías by the face. 
  • ¿Puedo meter los iconos que quiera en mi infografía? Puedes meter los iconos que quieras pero éstos deberían ser coherentes entre sí. Si es posible, emplea una misma familia de iconos para toda tu infografía.  De esta manera el resultado será mucho más profesional, lineal, corporativo y coherente.

Clave 4 – Decide con qué plataforma o programa vas a hacer tu infografía

Los programas como Photoshop o Illustrator implican un nivel medio de conocimiento para poder poner en práctica tu diseño. Si no es tu caso, pásate a los programas en línea para diseñar infografías como Piktochart, Canva o Easel.ly. Estas plataformas online, además de ser gratuitas (en su modo básico) ofrecen iconos, fotos y plantillas con las que evitar el famoso síndrome del folio en blanco. 

Clave 5 – Repásala en frío y pide feedback 

Hacer una infografía completa (esa en la que tienes que resumir 12 páginas en un único diseño de página) puede llevar horas o incluso días. Dado que se trata de un trabajo meticuloso que requiere atención, creatividad y concentración máxima, lo ideal es que -cuando la termines- la dejes reposar unas horas o un par de días. Evaluarlas en frío te ayudará a detectar carencias, repeticiones o saltos de línea. Pedir una segunda opinión también es una opción perfecta para ir un poco más allá. 

Las infografías son uno de los contenidos que más recorrido tienen entre nuestra audiencia. La facilidad de entender el mensaje hace que sean contenidos fáciles de compartir al tiempo que nos ayudan a potenciar nuestra imagen de marca. En Zinkfo somos expertos en la elaboración de infografías. ¿Quieres lanzarte a la aventura pero no sabes por dónde empezar y/o no tienes tiempo para poder diseñarla? Escríbenos a [email protected]. Nosotros te ayudamos.

@MadammeRox

@MadammeRox

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Otras Noticias Fresh

contenidos para seo

Tipos de contenidos para SEO

¿Cuáles son los tipos de contenidos para SEO que mejor funcionan? El contenido es el rey y contenidos hay muchos por eso hemos analizado aquellos

Envíanos un mensaje