Tecnica del clickbait o ciberanzuelo

16 Abr Qué es el clickbait y cómo deberías usarlo sin caer en la vergüenza ajena

Que levante la mano quien NO haya picado en el anzuelo de clicar en titulares del tipo: “El impactante rostro de Angelina Jolie sin maquillaje” o “Impresionante bronca de Beyoncé con JAY-Z en el aeropuerto de LAX”. ¿Has clicado, verdad? ¿Has caído como cae un gatito chico al fondo de un pozo, cierto? Y lo peor de todo: te has llevado al chasco de tu vida al comprobar que, más allá del titular, la noticia no te cuenta ABSOLUTAMENTE NADA, ¿no es así? Nada de imágenes impactantes ni broncas impresionantes… Mentira todo. Si, has picado en el anzuelo lamentamos informarte de que has sido víctima de la técnica del clickbait o “ciberanzuelo”.

Aunque el término nació a finales de los años noventa, no fue hasta bien entrados los 2000 cuando portales como BuzzFeed (entre muchos otros) decidieron convertirlo en su credo, en su pan de cada día, en su “yo Tarzán, tú Jane”,  lanzando al mundo titulares realmente potentes que iban acompañados de fotos mediocres y textos insulsos y carentes de información; o lo que es lo mismo: titulares que buscaban enganchar al usuario porque sí.

A nivel teórico (por si os queréis marcar un gol en vuestra próxima quedada cervecera de colegas), el clikcbait viene a ser precisamente eso aunque dicho de forma más formal. El clickbait o ciberanzuelo consiste en apostar por una técnica de copywriting basada en la generación de ingresos que derivan del click fácil que hacemos sobre titulares sensacionalistas que nos llevan a páginas enlazadas. ¿El mejor lugar para cazar a esos usuarios que nos darán ingresos? Facebook.

¿Cómo puedes saber que una noticia es carne de clickbait?

Lejos de ser tremendamente evidente (que a veces lo es y a veces no), la elaboración de una noticia basada en clickbait no es tan casual ni tan facilona como podríamos pensar. De hecho, cada vez son más los copywriters que se empapan de los principios de la persuasión informativa para dar forma a titulares con ese gancho que nos hará clicar sí o sí en un link (aunque nos digamos mil quinientas veces que “con nosotros no podrá”).

Nuestras reacciones -tremendamente predecibles- sumadas a la insaciable curiosidad del ser humano hacen que caigamos una y otra vez en ese bucle de contenido sensacionalista que nada nos aporta pero que da miles de millones a las plataformas de noticias de segunda categoría.

En este punto ¿hay indicativos de que ese titular que Facebook nos sugiere sea, realmente, un ciberanzuelo como una casa? Sin duda sí, así que toma nota porque estos son los puntos que reune toda noticia basada en la técnica del clickbait:

  • Si es una noticia que te saca de la aplicación (Facebook) y te redirige a otra web (tirando a “poco conocida”) ES UN CLICKBAIT.
  • Si usa adjetivos del palo “impactante”, “asombroso”, “espeluznante” en titulares cortos es un CLICKBAIT.
  • Pocos son los links que se comparten sin imagen en Facebook así que si el titular y la noticia van “a pelo” y sin imagen para picarte (aún más si cabe) la curiosidad, ES UN CLICKBAIT.
  • Si no hace alusión directa a la fuente de la noticia, ES UN CLICKBAIT.
  • Si has clicado en el link y entras en una web que te bombardea a publi, ES UN CLICKBAIT.

Cómo usar el clickbait con coco y sin caer en la vergüenza ajena

Por más lamentable que sea el hecho en sí, lo cierto es que en Zinkfo no nos gusta demonizar una técnica por el mero hecho de que no se sepa usar o de que se le dé un uso penoso. De hecho, saber atraer la atención del ser humano ha sido, es y será uno de las bases de las tres carreras que dan forma a nuestra parcela: la de las Ciencias de la Información. Por tanto, ¿cómo podemos usar esta técnica sin dar penita y sin caer en la vergüenz ajena? Toma nota de estos puntos claves:

  1. Elije temas que sean verdaderamente importantes y/o interesantes

Elegir -con cabeza y criterio- de qué vamos a escribir o qué pieza de vídeo vamos a hacer es fundamental para dar forma a un material útil que realmente aporte algo a nuestro lector/espectador tipo. En este punto NO TODO VALE así que busca temas de peso que realmente merezcan la pena ser consumidos. El hecho de que no te de vergüenza poner tu firma ya es un paso hacia la orilla positiva del clickbait.

  1. Titulares potentes con la verdad por delante (SIEMPRE )

La necesidad de dar forma a titulares cortos y potentes es algo que no han inventado los lúcidos que se sacaron de la manga el clickbait. Hablamos, más bien, de una técnica copiada y corrompida. En nuestra especialidad, el Periodismo, el titular (ya sea en tv, radio o prensa) es de vital importancia y no: aquí el sensacionalismo no vale (o no debería valer, más bien). Lo que cuenta es la información real.

  1. Ayúdate de los rankings, los top 10 y demás reclamos

Si quieres ganar potencia con el texto que estás escribiendo o con la pieza audiovisual que estás preparando para tu vlog o informativo de televisión apuesta por los rankings y los top 10. Jugar con esa curiosidad innata aportando información real organizada vía rankings es un recurso honesto, ordenado y muy útil.

  1. Apuesta por la imagen

El llamado “bloqueo del titular” es aquella situación en la que nos bloqueamos y no conseguimos dar forma al titular potente que todos los periodistas buscamos. ¿Cómo quitar ese nudo? Apostando por una imagen potente (ya sea una imagen real, una infografía o similar) que sea capaz de hablar de tu noticia por sí sola.

Rocio Gutierrez
rociogutierrez@zinkfo.com

Nuestra africana rockera no sólo es experta en comunicación corporativa offline y online (con marcas de primer nivel como Habitissimo, Camper o Volvo) sino que es nuestra chica del mundo audiovisual con producciones propias insertadas en canales de la talla de TVE, Canal + o hasta BBC New Zealand.

No Comments

Post A Comment

*