Newsletter para negocios

21 Mar Por qué debería plantearme una Newsletter para mi negocio

Newsletter sí, Newsletter no. Aquí nos tienes de nuevo, intentando resolver una de esas dudas trascendentales que no te dejan dormir por las noches (así, en modo ‘xagerao):

¿por qué deberías empezar a lanzar un boletín de noticias de tu negocio, marca o producto?

Si te lo estás preguntando es porque, seguramente, hayas escuchado que puede servirte de gran ayuda para potenciar tu empresa o tu perfil personal. Y es cierto: los boletines de noticias o Newsletter (como se los conoce comúnmente en el mundo del marketing digital) son una de las herramientas más económicas y más efectivas a la hora de conectar de forma directa con tus usuarios y convertirlos en potenciales clientes). Nosotros, en Zinkfo, las utilizamos en casi todas nuestras estrategias y las diseñamos con toda la paciencia y el mimo que se merecen porque, aunque lo del envío de emails suene más antiguo que las conquistas del imperio romano, la verdad es que funciona: es el elemento del inbound marketing que más retorno de la inversión (ROI) reporta a día de hoy, llegando a los 30 euros por euro invertido. Y, ojo, es 40 veces más efectivo que las redes sociales a la hora de que esa comunicación se pueda traducir en ventas.

Pero hay mucho más. Además de ser actualmente la herramienta más efectiva, es una de las que más información nos proporciona acerca de lo que piensan nuestros usuarios de la marca, producto/s o empresa que gestionamos. Esto significa que es un mecanismo perfecto para probar productos, nuevos mensajes de marca y ayudarnos a reflejar esos datos en nuestro stock: potenciando lo que más atractivo resulte entre nuestros usuarios. Si usas una plataforma como Mailchimp (gratuita si no tienes una cifra muy alta de suscriptores), podrás tener acceso a todos estos datos:

  • quién abrió tu email
  • a qué hora y qué día
  • en dónde hizo click
  • quién se ha dado de baja
  • por qué se ha dado de baja de la suscripción
  • quién se ha suscrito…

Mailchimp newsletter fáciles

Las razones para plantearte un envío de Newsletter no terminan ahí. Los boletines de noticias bien elaborados, enviados en el momento oportuno a las personas convenientes son un éxito asegurado y te permitirán alcanzar hasta 3 metas distintas con muy poco esfuerzo:

–> Branding: difundirás los ideales de tu marca, su imagen, sus valores.

–> Leads: las conversiones no serán cerrar ventas directas sino conseguir reunir una masa de público y potenciales clientes de alta calidad.

–> Engagement: fidelizarás, conectarás con tu cliente potencial de la forma más directa posible, entrando a su buzón y podrás ganar valor como marca fiable y útil.

Si has llegado hasta aquí es porque, probablemente, estés ya convencido. Pero antes de lanzarte a crear tus boletines de noticias quédate a leer un rato más porque tan importante es la herramienta como el saber utilizarla correctamente. ¿Sabes cómo crear una Newsletter? Si eres un poco manitas, con Mailchimp serás feliz como una perdiz. Esta plataforma (gratuita hasta los 2.000 suscriptores, como ya comentamos) te permite gestionarlo todo desde un mismo lugar:

  • tus listas de suscriptores (segmentadas como mejor sirva a la comunicación de tu negocio)
  • las estadísticas de resultados de los envíos (que Mailchimp llama “campañas”)
  • un panel para maquetar directamente con diseños predefinidos o desde cero
  • tus envíos anteriores
  • tus modelos de maqueta para próximos envíos…

El manejo es bastante sencillo, pero para que el diseño sea efectivo y atractivo, lo ideal es que tengas algún conocimiento (aunque sea adquirido de forma autodidacta) de maquetación, diseño web y experiencia de usuario. Por lo demás, en el apartado de los textos te recordará mucho a una edición con WordPress y los elementos audiovisuales se suben del mismo modo, así que si sueles hacer la gestión de CMS de tu web o blog, será pan comido.

Ojo con la base de datos

Ni se te ocurra coger una base de datos que no sea tuya. Es decir: ellos han decidido libremente apuntarse a tu boletín de noticias. Te han dado su autorización (basta con un clic en “acepto recibir…”) y lo han hecho de forma consciente. Si no es de este modo, todo saldrá mal. O peor.

Un usuario que recibe un email de una empresa a la que no se ha suscrito, no ha visitado jamás o con la que no ha contactado nunca es como el que recibe una llamada a las tres de la tarde de una compañía de teléfonos que no es la suya y con la que jamás ha tenido contrato alguno. ¿De dónde ha sacado mis datos? ¿Por qué me molesta sin permiso? El mosqueo suele volcarse en desconfianza hacia tu marca y, automáticamente, en la mente de ese usuario tú haces juego sucio. Ciao para siempre. Y ni un gracias por venir.

Por eso, una vez superada la fase Mailchimp (bien porque lo manejes, bien porque esto lo vaya a llevar una agencia o un freelance), tienes que fijarte en lo que realmente es la llave de todo: tu base de datos, tu contenido y cómo lo vas a exponer. Lo importante es que al usuario no le resulte molesto recibir tus notificaciones. Si molestas, no se cortará un pelo en darse de baja y, encima, en pensar que eres un auténtico pesado. Y no es eso lo que queremos.

El don de la oportunidad

La siguiente cuestión que hay que tener en cuenta es que las newsletter son periódicas y deben ser constantes sin ser abusivas. Esto implica que tenemos que elegir una cantidad de envío al mes y esa cantidad debe ir asociada a una visión realista de lo que tenemos que contar (el contenido). No te propongas enviar una Newsletter cada semana si tu catálogo de productos apenas cambia o si no sueles hacer ofertas ni tienes preparado un contenido de utilidad que te brinde la excusa perfecta para entrar en el buzón de tus suscriptores.

Una buena periodicidad para una pequeña o mediana empresa suele ser de 1 ó 2 newsletter al mes. Esto te permitirá tener novedades en el blog interesantes que hacer llegar a tu lista de suscriptores, crear algún contenido específico solo para los suscritos y proponer un “producto del mes” para destacar, por ejemplo. Nunca envíes una newsletter por rellenar: todo el contenido tiene que estar muy pensado, muy bien definido y perfectamente presentado. También tienes la opción de preguntar al suscriptor cada cuánto desea recibir información (diaria, semanal, mensual…). Pero solo podrás comprometerte a lanzar algo diario si tienes algo que contar cada día, no lo olvides.

Los mejores días para enviar suelen ser los lunes y viernes. Incluso, para algunos sectores, los domingos funcionan muy bien porque es cuando la gente tiene más tiempo para leer las cosas con calma. Los lunes suelen estar bastante saturados, de modo que, salirse de esa pauta también puede ser un acierto. Las horas más óptimas son las primeras de la mañana (antes de que el usuario entre a trabajar) o las de la noche, cuando consulta el correo desde casa.

tasa de apertura emails

El asunto

El título del email que va a recibir tu usuario es el elemento del boletín que más tienes que cuidar. Tiene que ser llamativo para poder destacar entre todos los demás que se reciben y dejar claro lo que va a encontrar al otro lado para no defraudar. Una buena fórmula es crear envíos bajo un título que se mantiene durante un tiempo (por ejemplo: “las mejores ofertas del mes”). Esto servirá para que el usuario se acostumbre y te identifique rápidamente, sabiendo lo que le vas a contar de un simple vistazo.

Cuanto más lo personalices, mejor. De ahí que sea vital que puedas segmentar bien tus listas de suscriptores ya que no a todos les interesa lo mismo. Cuanta más información tengas de tus usuarios más fácil te será dividirlos y reunirlos por intereses.

Para destacar, muchos son los que introducen algún emoticono en el titular, creando un punto visual entre tanta letra. Eso sí, los emojis hay que usarlos con cabeza y no atiborrar la línea con colecciones enteras de dibujitos sin sentido.

El cuerpo

Dentro de la newsletter tiene cabida cualquier cosa, pero has de elegir esas cosas con mucho tiento. Al principio trabajarás con el clásico “prueba – error” (en los programas de envío suele haber lo que se conoce como A/B testing), especialmente si no tienes mucha información a priori de quiénes son tus suscriptores. En esas primeras newsletters podrás ver dónde hacen clic y qué temas y formatos le llaman más la atención.

Intenta variar los formatos de contenido que ofreces sin hacer los boletines demasiado largos. Mezcla textos con vídeos, con entradas de tu blog, con páginas de productos de tu web, introduce un descargable… Si tienes mucho que contar, lo mejor es que aumentes la periodicidad y no que hagas newsletters infinitas. Además: intenta no poner más de 3-4 enlaces por boletín porque cuantos más enlaces pongas, menos clics obtendrás.

Los elementos gráficos suelen tener mejor acogida en un primer momento, así que trata de que sean boletines agradables de ver, bien organizados y bien escritos: una falta de ortografía puede arruinar toda tu reputación y acabar siendo el hazmerreír de Internet. Pero no eludas los textos largos porque aunque los usuarios dicen que suelen preferir las newsletter con imágenes, las que mejor resultado dan en cifra de clics son aquellas que tienen más texto.

Conclusión: deberías pensar en enviar newsletters de tu negocio si tienes el contenido adecuado, si cuentas con la dirección de correo electrónico de personas que te han dicho que les gustaría recibirlo y si eres capaz de encontrar el momento perfecto para lanzarlas. Si estas tres cuestiones las tienes controladas, de lo demás nos podemos encargar nosotros. En Zinkfo ofrecemos un servicio integral de creación y gestión de newsletter que va desde la generación de contenido original a la maquetación completa y envío del boletín. Solo tienes que consultarnos. Ya sabes dónde: info@zinkfo.com. Ah! Y si quieres cotillear cómo es nuestra newsletter mensual… ¡suscríbete!

Eva Diz
evadiz@zinkfo.com

Aunque en su DNI pone que es gallega, Eva es ciudadana del mundo. No sólo es la máster en Posicionamiento Web de ZinKfo sino que su pluma periodística ha pasado por EFE, La Voz de Galicia, RNE, Europa Press o 20 Minutos entre muchos otros.

No Comments

Post A Comment

*