12 Jul Cómo escribir newsletters para que no acaben en la papelera

Captura de pantalla 2017-07-12 a las 8.00.18La pesadilla de cualquier responsable de email marketing (sí, el que se ocupa de las newsletters) : una tasa de apertura miserable tras un envío muy currado. Se calcula que sólo uno de cada cuatro mensajes de marketing enviado por correo electrónico se abren y, de estos, solo se clics en alrededor de un 11%, lo que a fin de cuentas supone que, con suerte, cuatro de cada 100 receptores visitarán tu web.

Es dura la vida del email marketer, sí. Pero nosotros tenemos algunas claves para redactar y presentar estos envíos de manera que se optimicen sus resultados y se conviertan – tachán– en una eficaz herramienta para los intereses de la marca o la institución que representamos.

No os equivoquéis: como ya os apuntamos en un post anterior sobre tendencias en marketing de contenidos para 2017, el email vuelve a estar de moda y el newsletter personalizado y segmentado está emergiendo como una de las mejores herramientas para lograr una comunicación directa, eficaz y medible con tu audiencia.

A continuación, una lista somera pero sencilla de consejos para que triunféis en el uso del correo electrónico como herramienta de marketing y evitéis ver vuestros lindos mails en la papelera virtual.

1. Aseguraos de que existe un motivo real para ‘molestar’ a alguien con un mensaje en su bandeja de entrada y que no sea la tercera vez que les enviáis lo mismo o algo parecido.

Hacer spam está mal, queridos. Y os garantiza que os marquen como ‘no deseado’ para próximas veces. De modo que, antes de ponerse manos a la obra, hay que asegurarse de la relevancia de la comunicación que se pretende hacer.

2. El contenido debe ser concreto, conciso y estar impecablemente redactado. De la misma manera hay que acertar con el asunto del mensaje y nuestro nombre de remitente. Si no sabéis hacerlo vosotros, buscad a alguien que sepa, pero ni se os ocurra escribirlo con el pie y mandarlo a lo loco. Never.

El mensaje puede asemejarse a una carta, a un anuncio, a un comunicado o a una noticia, y cada formato tiene sus secretos. Eso sí: hay que  dar prioridad a lo más importante y dejar la paja para el suplemento dominical (con todos los respetos a estas maravillosas publicaciones).  

3. No nos pasemos con el envío de ofertas exclusivas cada dos por tres: la audiencia se nos cansará y las promociones perderán valor. Hay que usarlas lo justo para que sigan siendo atractivas por escasas.

4. Permitamos a los usuarios elegir con qué frecuencia y de qué tipo quieren recibir novedades nuestras. Podemos hacerlo, por ejemplo, preguntándoles por ello en el email de bienvenida cuando se suscriban.

Es importante igualmente dejarles darse de baja con facilidad. De nada sirve esconder la opción o hacerle pasar por 50 pantallas: acabaremos de nuevo en la bandeja de spam si nos portamos así. Además, si dejamos a los suscriptores escoger el tipo y frecuencia de nuestros contenidos, reduciremos la tasa de mails irrelevantes para ellos y aumentará su interacción.

5. Enmarcadlo todo en un buen diseño: que el texto sea bien legible y que el conjunto sea estéticamente bonito y equilibrado. Si no podéis permitiros un diseñador profesional, utilizad herramientas gratuitas (de las muchas que ofrece el ciberespacio) para hacer creatividades o las propias plantillas y elementos disponibles en Mailchimp. No siempre os hará falta, pues habrá contenidos que puedan presentarse como una carta, limpia y clara, pero cuando el texto lleve imágenes deberéis mimarlo para tener un buen resultado.

6. Incluid una llamada a la acción en el email, bien sea una visita a la web, a una página especial, una suscripción, la participación en una encuesta… Cuanto más medible, mejor, pues de la analítica de los resultados podréis sacar utilísimas conclusiones para ir mejorando.

7. Analizad las métricas que os devuelva la plataforma que utilicéis para los envíos: cuántas personas abren el mensaje, cuántas responden a la llamada a la acción, cuántas se dan de baja… También podéis testear un envío con diferentes formas de diseño, solo texto o texto+imagen, asunto del mensaje, nombre de remitente, etcétera, para ver cuál funciona mejor.

Dicho esto, nos vamos a seguir dándole a la tecla y al ratón para hacer newsletter veraniegas molonas que sean toda una referencia en sus estrategias de marketing de contenidos. En Zinkfo ofrecemos un servicio de diseño, envío y monitorización a medida hecho para que dejes a tus clientes con la boca abierta. 

 

Natalia Blanes Quist
nataliablanes@zinkfo.com
No Comments

Post A Comment

*